Las Hormonas Adelgazantes: ¿Cuáles son y qué hacen?

A parte de la Leptina existen otras hormonas implicadas en el proceso del metabolismo y la utilización de la grasa por parte del organismo.

¿Cómo funcionan estas hormonas metabólicas?

Interactúan en la sensación de hambre y la saciedad; en la digestión y asimilación de los nutrientes de los alimentos, conforme al ciclo circadiano : el ciclo diario que siguen las funciones fisiológicas del organismo, de acuerdo con el ciclo solar (día/noche), y en otros procesos igualmente importantes.

Impulsadas por la alimentación, influyen en las funciones fisiológicas de regulación de la energía que utiliza y guarda el organismo. También reaccionan tanto a estímulos de hambre y saciedad, como a una comida apetitosa; e incluso, al ayuno (o a un bajo nivel de azúcar en la sangre).

Es importante señalar que cada una de estas hormonas lleva a cabo varias funciones específicas, que controlan uno o varios procesos metabólicos concretos. Como el funcionamiento general del organismo depende de la coordinación de diversas funciones y procesos que están interconectados unos con otros; cuando se presenta un defecto en alguno de los componentes, éste daño puede afectar en mayor o menor grado ese funcionamiento y la cadena de procesos y resultados que se obtienen.

Es de esperarse que el resultado final sea negativo.

Las hormonas y las dietas

Si bien se dice que, para que una pérdida de peso sea controlada, se deben dejar de comer alimentos ricos en azúcares y grasas (ya sea en un gran porcentaje o en su totalidad); puede que, para el buen funcionamiento de estas hormonas; se deba ignorar un poco esta regla.

La relación de las dietas hipocalóricas, como la dieta tisanoreica, con las hormonas está siendo difundida ampliamente en los últimos años, tanto por profesionales como por organizaciones en pro de la salud; en la búsqueda de un mejor entendimiento por parte de muchas personas en la labor que tiene una buena y adecuada alimentación sobre un óptimo estado de salud.

Las hormonas de las que hablo son: la Ghrelina, el Cortisol y la Colecistoquinina.

La Ghrelina

La Ghrelina es una hormona que las células del estómago, de la mucosa intestinal y del páncreas secretan cuando la persona hace ayunos prolongados o una tiene una gran sensación de hambre.

[En diversos estudios científicos realizados por diversos profesionales e investigadores, como el de la doctora Sonya Tucci, de la Universidad de Londres, se describe cómo esta hormona actúa cuando se presenta un estado de ayuno, así como el grado de implicación que la estimulación del apetito por parte de la sensación de hambre tiene sobre esta hormona].

Cuando hay niveles elevados de Ghrelina circulando en la sangre, la Ghrelina activa indirectamente la Glándula Pituitaria (o Hipófisis) que, a su vez, segrega otra hormona que tiene efectos poderosos sobre el metabolismo de los nutrientes dentro del organismo: la Hormona del Crecimiento (abreviada como GH, por sus siglas en inglés).

Esta hormona también cumple funciones como las siguientes:

1. Ayuda a liberar moléculas de grasa del tejido adiposo, transportándolas hacia los líquidos extracelulares (líquidos que circulan fueran de las células),

2. Favorece la conversión de esos ácidos grasos (más que todo triglicéridos) en moléculas intermediarias del metabolismo que el cuerpo utilizará para producir azúcar en forma de glucosa (llamadas Ácido Acético y Acetil CoA, además de otras moléculas que se conocen como enzimas transportadoras de oxígeno y electrones, llamadas NAD+ y NADH); y

3. Contribuirá a la formación de hueso nuevo. (De ahí, su nombre científico).

Gracias a que esta hormona tiene un efecto directo sobre la descomposición de la grasa acumulada en el cuerpo; es conocido por muchos profesionales de la salud, que se debe estimular su secreción, en un plan de pérdida de peso.

El Cortisol

Por su parte, es la Glándula Suprarrenal la que produce la hormona llamada Cortisol, cuya función relacionada con la grasa del cuerpo, es la de ayudar a la Hormona del Crecimiento (o GH) a liberar las moléculas de ácidos grasos de las células del tejido adiposo para transportarlos hacia los líquidos extracelulares, donde serán convertidos en glucosa.

(En este papel también intervienen las propias células del organismo, que pondrán a disposición del proceso, su citoplasma).

Aparte de cumplir estas funciones; el Cortisol realiza otras funciones igualmente importantes para el correcto funcionamiento de nuestro organismo:

1. Ayuda al correcto metabolismo de las grasas, las proteínas y los carbohidratos provenientes de la dieta Dukan. Es decir, ayuda a modificar su utilización por parte del organismo, según la hora del día de la que se trate y la cantidad de energía para efectuar el trabajo que éste necesite. (Algo realmente fabuloso, si lo pensamos de esta manera. ¡Hasta dónde nuestro cuerpo está tan especializado!), y

2. Colabora en la producción de azúcar por la mañana y al atardecer, cuando el cuerpo -el cerebro- detecta niveles bajos de azúcar en la sangre).

El Cortisol es segregado en grandes concentraciones al amanecer, más específicamente cuando despertamos. No así al atardecer, donde se segrega un poco menos de esta hormona al torrente sanguíneo.

Es importante mencionar que el cuerpo también segrega esta hormona cuando se encuentra en una situación de estrés, sea la hora que sea.

Cuando los niveles de estrés suben, el Cortisol hace que las diferentes células que forman órganos como el Timo y los Ganglios Linfáticos (pertenecientes al Sistema Inmunitario y no Sistema Inmune como algunas personas lo denominan), se vean afectadas, ya que un exceso de azúcar en la sangre (el azúcar que esta misma hormona obliga a fabricar), se adhiere a los receptores moleculares de los Linfocitos (células inmunitarias), impidiendo que reciban información del medio, provocando que queden incomunicadas; viendo que se puede llegar a la situación donde estas células no funcionen adecuadamente.

Es por esto por lo que muchos profesionales de la salud nos recomiendan de manera encarecida que evitemos estresarnos a toda costa; en pos de una buena salud.

La Colecistoquinina

Por último, está la hormona llamada Colecistoquinina.

Esta sustancia es producida por las células de la mucosa intestinal del intestino delgado, luego de que una persona come alimentos ricos en grasas insaturadas y proteínas; y participa, junto con otras hormonas como la Gastrina que secreta el estómago, en la lentitud del vaciamiento de este órgano después de que la persona come; reduciendo la sensación de hambre y ayudando a evitar que la persona siga comiendo.