Causas, consecuencias y soluciones del insomnio

¿Tienes problemas para dormir? ¿Te pasas horas mirando al techo sin poder conciliar el sueño? Quizá te pasa a ti o conoces a alguien que sufre este tipo de problemas. Sin duda, el insomnio es uno de los mayores males de la sociedad actual.

Existen muchos factores implicados en el descanso y en poder conciliar bien el sueño, pero nuestro estilo de vida actual no ayuda precisamente. Por eso, queremos hacer un repaso de las principales causas, las consecuencias de no poder dormir correctamente y algunas soluciones para poder solventar este problema. Este tema es realmente extenso, por lo que no podemos cubrir en un solo artículo toda la información. Si estás teniendo problemas para dormir, te aconsejamos que visites la web Me Voy A Dormir, donde podrás ver más técnicas, remedios y soluciones para dormirte rápido.

¿Por qué no logro dormir?

Las razones por las cuales no logramos conciliar el sueño pueden ser varias, entre las más comunes son:

  • Dormitorio ruidoso y/o temperatura no adecuada.
  • Cama incomoda.
  • No tener rutina de sueño.
  • Pareja con rutina de sueño distinta.
  • Falta de ejercicio físico.
  • Comer por la noche alimentos pesados.
  • Dormir con hambre.
  • Consumir bebidas o alimentos con cafeína, té y/o alcohol.
  • Fumar antes de ir a dormir.
  • Tener alguna enfermedad (gripe, fiebre, dolor de cabeza, bruxismo, etc.)

También hay que considerar las causas más graves como:

  • Problemas en el trabajo, escuela, familia
  • Problemas emocionales
  • Ansiedades
  • Depresión

Agenda del sueño

Ahora que conocemos los factores que influyen en nuestro dormir, es importante que mantengamos una agenda del sueño. Para ello, prepara una tabla en la cual debes anotar todos los días las horas en la que te levantas y en la que te acuestas, junto con esto anotar los periodos de sueño y los despertares nocturnos, siestas etc. Además señala la calidad de sueño valorándolo en muy bien, bien, medio, malo y muy malo.

Al terminar la tabla semanal, deberás responder las siguientes preguntas:

• ¿En qué puntos hay frecuencia de deuda de sueño?

• ¿Qué hay que cambiar en mi estilo de vida?

• ¿Qué conclusión extraigo de esta semana y que voy a hacer para mejorarlo?

Consecuencias de no dormir bien

El no dormir o no tener sueños reparadores durante días o semanas pueden causar daños a nivel físico como psicológicos. Los síntomas son los siguientes:

• Estar cansado todo el tiempo.

• Somnolencia durante el día y en ocasiones quedarse dormido.

• Problemas de concentración, afectando la capacidad de aprendizaje.

• Problema para toma de decisiones.

• Síntomas depresivos.

• Aumento de la tensión arterial.

• Puede generar diabetes y sobrepeso, ya que la falta de sueño está relacionada con el deseo de comer en exceso y sobre todo en las horas nocturnas, donde el metabolismo va más lento.

• Nuestro sistema inmunológico se debilita, por el simple hecho de no tener un sueño reparador, lo cual tendemos a resfriarnos con mayor frecuencia.

• Emociones descontroladas, las regiones emocionales de nuestro cerebro se activan en un 60% logrando tener reacciones descontroladas, impulsividad, etc.

• Menor atractivo físico, investigaciones demuestra que, al no lograr obtener un sueño reparador, nuestro aspecto decae, especialmente en el rostro como son las ojeras, bolsas etc. Estas consecuencias pueden perjudicar a largo plazo a un envejecimiento prematuro.

• Debilitamiento en el tejido cerebral.

• Menor esperanza de vida, una investigación de la revista Sleep, señala que dormir menos tienen altos riesgos de morir en edad temprana en comparaciones con quienes duermen bien.

Consejos para dormir mejor

Para acabar con este artículo sobre el insomnio, te ofrecemos algunas técnicas o consejos que pueden ayudarte a conciliar mejor el sueño:

Esencias de lavanda

Rocía esencia de lavanda en tu ropa de cama y/o almohadas. Esta esencia tiene muchas propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo, como antinflamatorios, regeneradora, analgésico, antiespasmódica etc., pero el más importante y conocido efecto que produce la lavanda es que es un magnifico relajante, se ha utilizado durante décadas para aliviar síntomas depresivos, nerviosismo e insomnio. Si no logras conseguir esencia de lavanda, puedes hacer un saquito que contenga las flores y colocarla debajo de tu almohada. También es útil realizar baños de tina con esta esencia, para cuando necesitas relajarte.

Leche tibia

Aunque no lo creas, nuestras abuelas tenían razón, estudios señalan que tomar leche tibia antes de acostarnos produce sueños largos y con menos interrupciones. La causa de esto, se lo debemos a un aminoácido, triptófano, que proviene de la leche, este se convierte en serotonina (hormona del sueño) al ingresar a nuestro cuerpo, además produce melatonina, sustancia que fabrica el cuerpo, cuando se hace de noche, haciendo que nuestro cerebro se centre en dormir.

Es ideal consumir un vaso de leche una hora antes de acostarnos, ya que, si lo hacemos en menor tiempo, podría interferir en nuestro sueño (levantarnos para ir al baño) y por último es recomendable consumir la leche con temperatura cálida, ya que proporciona relajo antes de dormir.

Poner los pies en alto

La fuerza de gravedad nos ayuda a nuestra digestión y a su vez evita esas visitas de madrugada al baño, la que nos hace despertarnos después haber logrado conciliar el sueño. Para poder lograr mantener un sueño continuo y sin interrupciones, debes colocar tus pies ligeramente en alto mientras duermes, esto lo puedes lograr mediante un cojín, así lograras dormir 8 horas ininterrumpidas. Pero recuerda que además de hacer este truco, debes tener en consideración evitar los líquidos como mínimo 1 hora antes de dormir.

Usar calcetines

Aunque suene y parezca antiestético, el usar calcetines para dormir es un truco muy útil y certero. Un estudio realizado en Nature, por investigadores suizos, señalan que las manos y los pies al estar calientes son predictores de conciliación de sueño, logrando que se estimule la producción de melatonina. Por tanto, utiliza calcetines al acostarte, ya que estarás mejorando la circulación y por ende conseguirás conciliar el sueño con mayor facilidad.

Ducha antes de dormir

Como hemos mencionado anteriormente el aumento de la temperatura de nuestro cuerpo nos ayuda a conciliar el sueño. El consejo es que tomes la ducha de agua caliente, por lo menos 1 hora antes de dormir y si agregas gel de baño con esencia de lavanda, obtendrás mayores beneficios.